Di adiós a tus gafas con la técnica Lasik

Con la cirugía refractiva láser se pueden corregir defectos de la visión tan habituales como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Gracias a la técnica Lasik se modifica la curvatura de la córnea y podrás dejar de utilizar gafas y lentes de contacto.

Descubre más sobre las ventajas del Lasik en este post.

¿En qué consiste la técnica Lasik?

La incorporación del láser en la oftalmología ha supuesto una auténtica revolución al permitir desarrollar técnicas más simples, eficaces y seguras para corregir problemas refractivos del ojo y mejorar la calidad de vida del paciente.

La técnica Lasik está consolidada tras más de veinte años de aplicación y es la más extendida en la actualidad, debido a los altos porcentajes de éxito y a la rápida recuperación de los pacientes que desean corregir sus dioptrías y liberarse de las gafas y lentillas.

Es un procedimiento quirúrgico no invasivo, sencillo, rápido, no requiere hospitalización y se realiza con anestesia tópica (gotas) en ambos ojos a la vez, por lo que es indoloro.

Esta simple cirugía con Lasik se desarrolla en tres pasos:

  • Mediante el microqueratomo, un instrumento diseñado para este tipo de intervenciones, el doctor levanta una fina capa de tejido, muy parecido a una lentilla (flap corneal) para dejar libre la zona ocular donde va a actuar el láser.
  • A continuación, se aplica el láser Excímer, (un láser ultravioleta muy preciso, que no causa daños a los tejidos próximos), sobre la capa intermedia de la córnea para moldearla durante un periodo de tiempo de entre 5 y 45 segundos. Este láser dispone de un mecanismo de seguridad que controla los movimientos oculares, conocido como eye-tracker.
  • Por último, se vuelve a cubrir con el flap corneal previamente retirado, que se vuelve a adherir, sin necesidad de puntos, para que sane naturalmente.

Información a tener en cuenta

Antes de realizar la intervención se realiza al paciente un estudio durante la primera consulta preoperatoria para conocer su graduación y extraer datos sobre la forma y función de su córnea. Toda la información que se obtiene de la anatomía y situación visual del paciente se transmite al láser, por lo que es un tratamiento personalizado para cada persona.

Será el oftalmólogo quien decida la técnica más adecuada para cada caso: el láser Excímer, si se trata de graduaciones no muy elevadas y exploración ocular favorable para hacer la cirugía en la córnea, o implantar una lente intraocular, en casos de graduaciones muy elevadas, córneas con algún tipo de alteración o si ya existe presbicia.

Si el paciente tiene una córnea fina, la cirugía se lleva a cabo mediante la técnica PRK o Lasek. No se realiza el flap corneal y se aplica el láser en la superficie de la córnea. El resultado es el mismo, aunque la recuperación es un poco más lenta.

El postoperatorio del Lasik

En total, la operación suele durar unos 10 minutos, a los que seguirá un breve reposo de otros 15-20 minutos en la clínica oftalmológica y una revisión, antes de volver a casa pudiendo ver parcialmente.

Durante las primeras horas es frecuente que el paciente sienta ligeras molestias como visión borrosa, picor, ojos secos o lagrimeo, pero comenzará a percibir la recuperación visual sin tener que depender de gafas o lentillas.

Asimismo, habrá que acudir a revisiones 24 horas después de la operación, a la semana, al mes y a los tres meses de la cirugía Lasik.

Como en cualquier otro procedimiento quirúrgico, se deben seguir todas las indicaciones del oftalmólogo en cuanto a los cuidados que se deben mantener.

Otros aspectos importantes sobre la cirugía refractiva

Como hemos comentado la operación de miopía, hipermetropía o astigmatismo es muy segura, pero como toda cirugía no está exenta de riesgos al 100%.

Por otro lado, aunque la mayoría de las personas se olvidan de las gafas de manera permanente, no siempre es así:

  • En los hipermétropes puede haber una regresión del ojo tras la cirugía, que se puede corregir con una cirugía adicional.
  • Durante el embarazo, algunas mujeres sufren modificaciones en el ojo, por lo que habría que volver a operar o volver a las gafas.
  • Esta operación no resuelve la vista cansada o presbicia, que aparece a partir de los 40 o 45 años y que puede obligar a usar gafas para ver de cerca.

Si tienes cualquier pregunta sobre el Lasik, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO