Causas de los ojos amarillentos o ictericia

Cuando la parte blanca del ojo pierde su color y se vuelve amarillenta se conoce como ictericia. Aunque, por lo general, esta coloración se asocia con bebés recién nacidos también puede darse en adultos. En estos casos, la ictericia podría aparecer debido a múltiples causas y debe ser tratada lo antes posible.

La ictericia y sus causas

La ictericia aparece debido a un incremento de la bilirrubina en sangre, un pigmento amarillento que se encuentra en la bilis y se forma como residuo de la hemoglobina, proteína encargada de transportar el oxígeno a los glóbulos rojos y eliminada por el hígado.

Cuando la bilirrubina que produce el organismo excede la cantidad que el hígado puede eliminar, esta se acumula en los tejidos y como consecuencia aparecerá un tono amarillento en los ojos, acompañado habitualmente también de coloración en la piel, produciéndose lo que médicamente se conoce como ictericia.

Algunos bebés sanos tienen un poco de ictericia en la primera semana de vida, pero suele desaparecer espontáneamente.  Esto se debe a una acumulación de bilirrubina en sangre, que suele producirse a partir de segundo o tercer día de vida, ya que el hígado del recién nacido está empezando a funcionar correctamente.

Sin embargo, cuando esta coloración amarillenta aparece en etapas más avanzadas de la vida puede ser señal de una patología potencialmente grave, como pudiera ser daño en el hígado, páncreas o en la vesícula biliar.

Por lo tanto, se recomienda acudir cuanto antes al oftalmólogo en caso de detectar una tonalidad amarillenta en los ojos para poder realizar la exploración pertinente que permita un diagnóstico certero y fiable de sus causas.

¿De qué enfermedades son indicadores los ojos amarillentos?

Una acumulación anormal de la bilirrubina, a través del hígado, podría ser indicador de problemas de salud, algunos de ellos graves. Las enfermedades más frecuentes son:

  • Enfermedades varias del hígado.
  • Disfunciones en el páncreas o cáncer.
  • Hepatitis.
  • Cirrosis.
  • Presencia de cálculos en la vesícula biliar.
  • Estrés.
  • Reacción tóxica a un fármaco que puede inflamar el hígado o el páncreas.
  • Diferentes tipos de anemia, como la anemia hemolítica.
  • Cualquier patología que provoque la destrucción de glóbulos rojos como la talasemia, o la esferocitosis hereditaria).

Cómo se trata la ictericia

Una vez que el facultativo haya detectado la causa de la ictericia, indicará el tratamiento más adecuado.

Si el estrés es el motivo principal de una segregación de bilis más elevada de lo normal será recomendable practicar la relajación, realizando ejercicio físico de forma constante y regular, y actividades como meditación o yoga para mantener a raya las situaciones que causen estrés.

Asimismo, seguir una alimentación saludable, variada, rica en vegetales con todos los nutrientes, vitaminas y proteínas necesarios puede prevenir el problema de los ojos amarillentos, en caso de que esta situación sea debida a algún tipo de anemia.

Si tienes cualquier duda relacionada con la ictericia, ponte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO