Cómo afecta el estrés visual a la visión

La gran dependencia que tenemos de las pantallas y dispositivos móviles, así como su uso en distancias cortas afecta a nuestra visión, provocando estrés visual, lo cual se ha visto incrementado durante la pandemia al pasar más tiempo en casa.

¿Qué es el estrés visual?

El estrés visual es un trastorno de la visión que, aparece cuando hay un sobreesfuerzo de los ojos, debido especialmente al uso prolongado de pantallas, y a trabajos manuales que requieren enfoque ocular. Se caracteriza por provocar fatiga visual, pudiendo incluso llegar a producir una pérdida temporal de la visión.

Es un trastorno que ha aumentado mucho en los últimos años, a causa de los cambios en los hábitos de vida de la sociedad: una vida más sedentaria, uso intensivo de pantallas, y un incremento de la demanda de visión en distancias cercanas y medias en tareas del día a día, dejando a la visión lejana en un segundo plano.

Cuando la visión cercana se prolonga durante varias horas seguidas, ese sobreesfuerzo de los músculos oculares provoca fatiga ocular.

El estrés visual puede afectar a cualquier persona (incluso a niños), aunque es más frecuente en:

  • Aquellas con unos mayores niveles de estrés físico o mental.
  • Personas que pasan muchas horas frente a monitores.
  • Las que se exponen a entornos con escasa iluminación.

 Síntomas del estrés visual

Si sufres estrés visual puedes padecer los siguientes síntomas que enumeramos a continuación:

  • Sensación de vista cansada
  • Tensión ocular alta
  • Pesadez en los párpados
  • Aparición y desaparición de puntos negros (moscas volantes)
  • Hipersensibilidad a la luz o fotofobia
  • Picor y escozor de ojos
  • Enrojecimiento
  • Incapacidad para enfocar correctamente
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Visión doble o borrosa
  • Cefaleas
  • Dolor cervical

Cómo afecta el estrés visual a la visión

El estrés visual puede producir los siguientes trastornos oculares:

Sequedad ocular

Cuando existe estrés visual, la frecuencia de parpadeo disminuye, reduciendo así la hidratación ocular. Esta sequedad ocular puede causar incomodidad e incluso dolor a quien lo sufre.

Si el estrés visual se mantiene en el tiempo puede derivar en un problema más grave y crónico: el síndrome del ojo seco.

Temblor de ojos

Son tics provocados por el movimiento involuntario de los músculos del párpado.

Aparecen de improviso y su duración es variable, pero normalmente no necesita tratamiento y desaparece de forma natural.

La causa principal de la aparición de temblores en el ojo es el estrés y la falta de sueño.

Blefaritis

La inflamación de los párpados o blefaritis, se asocia a la sequedad ocular y consiste en la aparición de residuos sebáceos en párpados y pestañas.

Se suele presentar de forma leve, pero crónica. Puede empeorar con el tiempo, derivando en un problema mucho mayor.

Conjuntivitis

Una de las consecuencias de frotarse frecuentemente los ojos debido a un alto nivel de estrés visual es la conjuntivitis vírica.

La conjuntivitis consiste en una inflamación de la conjuntiva (tras haber estado en contacto con una bacteria), una barrera natural de defensa y de protección del ojo, que recubre la cara posterior de los párpados y la cara anterior del globo ocular.

Derrames oculares

Otra de las consecuencias de frotarse los ojos son los derrames oculares o hiposfagmas.

Al ejercer presión sobre el globo ocular puede llegar a romper vasos sanguíneos de la conjuntiva y como consecuencia aparecer una pequeña mancha de sangre en la superficie del ojo.

Aunque esta mancha roja llama mucho la atención, en realidad es muy poca sangre y se trata más bien de un problema estético que de salud. Al ojo no le afecta, puesto que no le resta visión al ser una mancha externa.

Tratamiento del estrés visual

El oftalmólogo prescribirá un tratamiento específico para cada paciente. Asimismo, además del tratamiento, es aconsejable adoptar unos buenos hábitos de higiene visual y mantener unos hábitos de vida saludables. También podría ser necesario hidratar los ojos con lágrimas artificiales.

Si tienes cualquier duda relacionada con el estrés visual, ponte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO