Conjuntivitis infantil

La conjuntivitis es una de las afecciones del ojo más frecuentes. Te contamos todo lo que debes saber sobre la conjuntivitis infantil en este post.

¿Qué es una conjuntivitis?

La conjuntivitis consiste en una inflamación de la conjuntiva, una barrera natural de defensa y de protección del ojo, que recubre la cara posterior de los párpados y la cara anterior del globo ocular.

Puede afectar tanto a niños como adultos, pero no suele ser grave en la mayoría de los casos, aunque sí que es conveniente acudir a un oftalmólogo lo antes posible cuando se detecte en el pequeño:

  • Visión borrosa.
  • Excesiva sensibilidad a la luz.
  • Dolor intenso o enrojecimiento de los ojos.
  • Fiebre superior a 38 º C.
  • Inflamación o edema importante del ojo.
  • Conjuntivitis de tipo recurrente.

También es aconsejable acudir al especialista cuanto antes en caso de tratarse de bebés o niños muy pequeños, ya que los recién nacidos son especialmente susceptibles de padecer conjuntivitis y son más propensos a desarrollar complicaciones graves, si se deja sin tratar o si se hace de forma tardía.

Causas de la conjuntivitis

La causa más común de la conjuntivitis es un virus, aunque también puede estar producida por una infección bacteriana, por una reacción alérgica o por un objeto extraño en el ojo.

La conjuntivitis bacteriana suele manifestarse con abundante secreción de color amarillento o verdoso y lagrimeo, mientras que la vírica produce una secreción acuosa, menos abundante y suele afectar a los dos ojos durante más tiempo.

Por otra parte, la contaminación y el cloro de las piscinas también pueden causar conjuntivitis.

Una conjuntivitis puede producirse por el contacto directo de gérmenes que tenemos en la piel o en la nariz, o por no extremar las medidas higiénicas y facilitar el contagio al otro ojo o a otros niños.

Síntomas

La conjuntivitis es algo dolorosa y suele presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Legañas en los ojos o en las pestañas.
  • Inflamación de los párpados.
  • Picor de ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos y/o del interior de los párpados.
  • Lagrimeo.
  • Secreción ocular.

Tratamiento de la conjuntivitis

Generalmente, la conjuntivitis infantil es leve y desaparece por sí solas al cabo de unos días, aunque el tratamiento específico dependerá del tipo de conjuntivitis que se padezca.

  • En la conjuntivitis vírica no suele ser necesario ningún tipo de tratamiento.
  • En la causada por una bacteria, se suele prescribir algún tipo de antibiótico (en forma de colirios o de uso tópico)
  • Si la causa es una alergia se recomienda que el niño tome algún antihistamínico.

Cómo evitar el contagio

Las conjuntivitis infecciosas son muy contagiosas, por eso es aconsejable seguir algunos consejos para evitar el contagio:

  • El pequeño afectado no debe acudir a la guardería o al colegio hasta que el oftalmólogo determine que su infección no se puede transmitir a otros niños.
  • Enseñar al niño a lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia.
  • Lavar por separado las toallas y fundas de almohadas que haya usado el niño para evitar la contaminación.
  • No compartir elementos higiénicos, como pañuelos de papel o colirios.
  • Tratar de evitar que el niño se toque o frote los ojos.

Si tienes cualquier pregunta sobre la conjuntivitis infantil, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO