Consejos para aliviar el ojo seco

La sequedad ocular no tiene cura, pero sí que se pueden aliviar los efectos del ojo seco siguiendo algunos consejos para evitar las molestias. Descúbrelos en este post.

¿Qué es el ojo seco?

El síndrome del ojo seco es una enfermedad crónica de la superficie ocular, producida por una mala lubricación del ojo. La edad, los cambios hormonales, el humo del tabaco, un uso intensivo de las pantallas o lentillas son algunas de las causas de la sequedad ocular.

Puede provocar molestias, problemas visuales, y lesiones en la córnea y conjuntiva en algunos casos. Suele darse en ambos ojos y es más común en mujeres, especialmente durante el período perimenopáusico.

Los síntomas del ojo seco

Entre los principales síntomas del síndrome de ojo seco destacan:

  • Sensación de arenilla en los ojos.
  • Molestias al cerrar los párpados.
  • Visión
  • Sensibilidad a la luz y a las corrientes de aire.
  • Picor, escozor y enrojecimiento en los ojos.
  • Sensibilidad a las corrientes de aire.

Una detección precoz del ojo seco es esencial. Si no se trata a tiempo y de la forma adecuada puede producir abrasiones en la córnea.

Cómo aliviar el ojo seco

Además de las revisiones periódicas con el oftalmólogo, si quieres aliviar los síntomas del ojo seco toma nota de estos consejos:

Utiliza lágrimas artificiales

El uso frecuente de colirios, también llamados lágrimas artificiales, aumentan la lubricación de la superficie ocular y disminuyen la sensación de arenillas y de cuerpo extraño presentes en el ojo seco. Estas lágrimas son compuestos que imitan la composición de la lágrima.

No se deben confundir con el suero fisiológico, puesto que al tratarse de una solución salina no está recomendado para tratar el ojo seco. Al tener una alta concentración de sal puede provocar el efecto contrario y hacer que el ojo se reseque aún más.

Por tanto, para aliviar el ojo seco se deben utilizar lágrimas sin conservantes, y mejor si son prescritas por el oftalmólogo.

Descansa la vista

Evita un uso prolongado del ordenador y de los aparatos electrónicos. Parpadea frecuentemente para que los ojos recuperen la humedad que han perdido y realiza descansos visuales cada 20 minutos, apartando la mirada de la actividad de visión cercana.

La regla 20-20-20 alivia mucho los síntomas del ojo seco y la fatiga visual. Según esta regla, por cada 20 minutos que pases mirando una pantalla de ordenador, debes mirar a algún objeto que se encuentra a más de 6 metros de distancia (20 pies) durante 20 segundos.

Por otra parte, coloca la pantalla del ordenador por debajo de la línea de la mirada, es decir, por debajo de tu horizonte visual, e inclinada en un ángulo de 10-20 grados.

Humidifica el ambiente

El aire acondicionado y la calefacción empeoran el ojo seco. Para contrarrestar sus efectos intenta limitar su uso o coloca un humidificador en el mismo espacio en el que pases más tiempo.

Asimismo, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evita ambientes secos, con polen, contaminación o cargados de humo, y corrientes de aire para que no se agrave la sequedad ocular. Si el agente que lo provoca es externo y no se puede evitar (por ejemplo, el viento), ponte gafas de sol envolventes para proteger los ojos.
  • Permanece lo más lejos posible de los chorros de salida del aire acondicionado y si vas en el coche, redirígelos fuera de la cara.
  • En los ambientes con aire acondicionado y/o calefacción trata de parpadear más veces de lo habitual, a pesar de no sentir la necesidad de hacerlo.

Mantén una buena higiene palpebral

Realiza una correcta higiene palpebral para eliminar el exceso de bacterias y de grasa, masajeando los párpados, limpiándolos con una solución jabonosa o toallitas específicas.

También encontrarás alivio aplicando compresas calientes sobre los ojos.

Sigue una dieta rica en Omega-3

Aumenta el consumo de los ácidos grasos Omega-3 para mejorar la calidad de la lágrima.

Esta sustancia nutre, hidrata, y protege las mucosas que rodean los ojos, reduciendo los síntomas del ojo seco.

Son buena fuente de este componente los pescados azules como el salmón, las sardinas o las anchoas. También lo encontrarás en los frutos secos o las semillas de lino.

No obstante, antes de tomar suplementos de ácidos grasos Omega-3, consulta a tu oftalmólogo para saber si es recomendable para ti.

La hidratación también es muy importante para la sequedad ocular. Mantén una buena hidratación durante todo el día y bebe agua de forma constante.

Limita el uso de las lentillas

No abuses de las lentes de contacto, y realiza un correcto uso y mantenimiento.

Nunca duermas con ellas y aplícate lágrimas artificiales compatibles con las lentillas varias veces al día.

Si tienes cualquier pregunta sobre el síndrome del ojo seco, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO