Diferencias entre un óptico y un oftalmólogo

¿Te cuesta diferenciar entre un oftalmólogo y un óptico, y no sabes de qué se encarga exactamente cada uno?

En este post te explicamos las diferencias que existen entre ambos profesionales de la visión que suelen desempeñar su trabajo de forma complementaria.

Un oftalmólogo se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de los defectos y enfermedades del aparato de la visión, así como intervenir en las operaciones de cirugía refractiva, presbicia o blefaroplastia.

Tras formarse durante al menos 10 años (Licenciatura en Medicina y MIR para obtener el título de médico especialista en Oftalmología), el oftalmólogo cuenta con amplios conocimientos sobre la anatomía y funcionamiento del aparato visual.

La Oftalmología es una especialidad médica muy amplia, por este motivo los médicos suelen especializarse en áreas más concretas como la córnea, la retina o en enfermedades oftalmológicas específicas, como el glaucoma o el estrabismo, entre otras patologías oculares.

¿Qué es un óptico?

El óptico-optometrista, a diferencia de un oftalmólogo, es un profesional primario de la salud ocular, pero no es médico. Se dedica al cuidado y mejora de todos los factores relacionados con la visión y la salud visual, es decir, principalmente establece el tratamiento de las alteraciones oculares refractivas susceptibles de ser compensadas mediante sistemas ópticos: gafas o lentes de contacto. Es especialista en adaptar gafas y lentes de contacto, tanto rígidas como blandas, y suele trabajar en ópticas.

La formación académica de un óptico consta del Grado en Óptica y Optometría y, opcionalmente, máster o posgrado. Su formación también incluye conocimientos de física sobre el comportamiento de la luz para comprender mejor lo que vemos a través de los ojos.

Los ópticos están capacitados para graduar la visión y aconsejar sobre las mejores opciones para corregir los defectos visuales.

Por tanto, un óptico puede reconocer y tratar aquellas situaciones en las que el paciente necesite entrenamiento visual y aplicar procedimientos preventivos para compensar anomalías visuales. Sin embargo, este profesional no puede diagnosticar, realizar cirugías oculares ni recetar fármacos, sin la supervisión de un médico. Para ello es necesario un oftalmólogo.

Qué es más recomendable: ¿un oftalmólogo o un óptico?

Para resolver cualquier problema visual es necesario acudir a un oftalmólogo, tanto si se refiere a enfermedades como a intervenciones quirúrgicas, tales como la miopía, hipermetropía, presbicia o cataratas.

En casos de graduación de la vista y adaptación de gafas y lentillas, un óptico es el profesional idóneo, aunque un oftalmólogo puede atender cualquier problema, incluida la graduación.

Los oftalmólogos y los ópticos trabajan en conjunto y cada vez son más las clínicas, consultas y hospitales que cuentan con un amplio equipo de oftalmólogos y ópticos-optometristas complementándose y velando por la salud visual de sus pacientes.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad. Pide una cita sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO