La importancia de las revisiones oftalmológicas

Saltarse las revisiones oftalmológicas periódicas dificulta el diagnóstico precoz de patologías visuales graves como el glaucoma, la retinopatía diabética o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), entre otras.

Acudir al oculista con regularidad para revisar tu vista es primordial para evitar pérdidas de visión causadas por trastornos que, de detectarse a tiempo podrían tratarse de forma eficaz.

Por qué es importante realizar revisiones oftalmológicas periódicas

Al menos 2.200 millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia visual o ceguera, y de estos casos, más de 1.000 millones podrían haberse evitado o no han sido aún tratados, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

En España se estima que casi un 70% de los españoles tiene diagnosticada alguna disfunción visual, principalmente cataratas o problemas de refracción como miopía, hipermetropía, astigmatismo. A pesar de ello, un tercio de los españoles no revisa su visión periódicamente, de acuerdo con el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas.

Los exámenes de la vista son fundamentales para el mantenimiento de la salud general. En estas revisiones se pueden detectar enfermedades oculares que también afectan a otras áreas del organismo, no solo a la visión. El oftalmólogo evaluará el estado de los vasos sanguíneos en la retina, un buen indicador de la salud de los vasos sanguíneos del cuerpo.

Las revisiones son esenciales tanto en niños como en adultos. La visión y la salud ocular es una parte crucial en el aprendizaje y el desarrollo, por lo que se recomiendan revisiones oculares en niños. Su objetivo es prevenir el fracaso escolar y reducir el riesgo de sufrir en el futuro otros problemas visuales.

Asimismo, las personas diabéticas deberán llevar un control estricto de la enfermedad y acudir una vez al año al oftalmólogo para detectar a tiempo una posible retinopatía o un edema macular.

Cada cuánto acudir al oftalmólogo según la edad

Como norma general, se recomienda acudir una vez al año, si no existe ningún síntoma de alerta. En caso de padecer alguna patología grave, lo ideal sería revisarse la vista cada 6 meses.

No obstante, la visión cambia durante las diferentes etapas de la vida. Estos son los consejos a tener cuenta respecto a las revisiones oftalmológicas.

En la infancia

Los oftalmólogos pediátricos aconsejan que cuando el niño cumpla los 3 años acuda a su primera revisión completa de la vista. A partir de esta primera consulta, el especialista recomendará a los padres realizar una revisión periódica anual de prevención, si no ha detectado ninguna anomalía en el ojo del pequeño.

A estas edades es importante prevenir la ambliopía u ojo vago, un defecto que de no tratarse a tiempo puede convertirse en un problema visual permanente.

A partir de los 3 años es posible detectar los trastornos oculares refractivos, como hipermetropía y astigmatismo. En cuanto a la miopía, hay que tener en cuenta que muchas veces los casos se dan un poco más adelante, en torno a los 6-8 años, aunque se debe estar pendientes de aquellos pequeños con antecedentes familiares, ya que el componente genético juega un papel importante.

Adultos hasta los 40 años

Entre los 20 y 40 años, siempre y cuando no haya ningún problema ocular que necesite de un control más frecuente, lo recomendable es revisar cada año o dos años.

Adultos mayores de 40 años

A partir de los 40, las personas que nunca han tenido problemas oculares deben comenzar a hacerse revisiones anuales. A esta edad puede aparecer la presbicia o vista cansada y se deben realizar mediciones de la presión ocular para detectar el glaucoma, una enfermedades ocular muy grave, que puede llegar a causar ceguera si no se recibe el tratamiento adecuado a tiempo.

A partir de los 55 años comenzarán a desarrollarse las cataratas, debido al envejecimiento natural.

Los avances en las técnicas oftalmológicas permiten que la operación se realice cuanto antes cuando las cataratas son incipientes. Por tanto, ahora la cirugía de cataratas se realiza de la forma más precoz posible y una vez que se comience a percibir un deterioro en la visión del paciente.

Esta rapidez permite evitar que el deterioro visual progresivo dé lugar a intervención compleja con un postoperatorio más complicado.

operación de cataratas

Si tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO