Los peligros del sol para los ojos

Normalmente solemos asociar los peligros del sol con sus efectos negativos en la piel, pero nuestros ojos pueden sufrir incluso más que la piel, si no los protegemos bien del sol.

Como uno de los principales riesgos del verano es la exposición excesiva al sol, en este post te contamos todos los peligros del sol para los ojos y cómo podemos prevenirlos para evitar problemas oculares en el futuro.

Los riesgos de los rayos ultravioleta en los ojos

El informe de la Organización Mundial de la Salud sobre las enfermedades por radiación solar ultravioleta asegura que “la mayor morbilidad causada por la radiación ultravioleta (UV) se debe a las cataratas corticales, los melanomas cutáneos malignos y las quemaduras solares”.

Se estima que un 20% de los casos de ceguera en todo el mundo se atribuyen a una exposición solar excesiva o inadecuada.

Los rayos del sol que más afectan a nuestros ojos son los UV, los cuales penetran llegando a atravesar diferentes capas de los ojos (la córnea, la lente y la retina). Estos tejidos, especialmente la retina, son muy sensibles a la radiación ultravioleta y se pueden ver dañados de forma irreversible.

No obstante, a pesar de que el sol en exceso conlleva riesgos para nuestra salud visual, también es beneficioso, ya que la luz solar regula nuestro reloj interno. Por otra parte, una falta de sol provocaría la aparición y progresión de la miopía.

Enfermedades oculares provocadas por el sol

A continuación, detallamos cuáles son las enfermedades oculares más comunes causadas por el sol:

Cataratas

Las cataratas están causadas por la pérdida de transparencia del cristalino, asociada al envejecimiento. La exposición solar acelera el proceso por el cual esta lente se vuelve opaca.

Un paciente con cataratas puede presentar los siguientes síntomas:

  • Deslumbramiento de la luz del sol, de las lámparas o de los focos de los vehículos.
  • Visión nublada de lejos, como si se mirase a través de la niebla.
  • Alteraciones en la visión del color.
  • Dificultades para conducir por la noche.
  • Visión doble (en el ojo que se tiene la catarata).
  • Cambios frecuentes en la graduación.

La única solución para eliminar las cataratas es la cirugía. Así, alguien que haya abusado del sol se tendrá que operar de cataratas mucho antes que quien se haya protegido correctamente.

Degeneración macular

Al igual que las cataratas, la degeneración macular es un problema ligado a la edad, por lo que también alguien que se exponga a la radiación solar sin protección, tendrá un riesgo mayor de desarrollar esta enfermedad de manera prematura.

Esta patología visual afecta a la mácula, la zona central de la retina, responsable de la agudeza visual y muy importante para realizar actividades diarias.

No suelen presentarse síntomas molestos o dolorosos. Sin embargo, sí que pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Visión de líneas rectas distorsionadas como líneas onduladas o entrecortadas.
  • Alteración en la estimación de las distancias y alturas.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Necesidad de una mayor cantidad de luz para leer.
  • Visión borrosa en la parte central del ojo.
  • Aparición de una mancha negra en la zona central de la visión.

La mácula es una zona muy vulnerable a la radiación solar, por lo que hay que tener en cuenta que aunque existen fármacos capaces de frenar la evolución de la degeneración macular, lo cierto es que los daños que sufre la retina no son recuperables.

Queratitis

La queratitis o fotoqueratitis es una inflamación de la córnea, la parte transparente más externa del ojo. También es conocida como “la ceguera de la nieve” porque es la lesión ocular más frecuente en ese medio, puesto que la reverberación de la luz en la nieve incrementa los efectos de los rayos UV.

Esta patología se distingue por ir acompañada de estos síntomas:

  • Visión borrosa.
  • Picor, enrojecimiento e irritación.
  • Lagrimeo.
  • Sensación de arenilla dentro del ojo.
  • Secreciones oculares.
  • Hinchazón de los párpados.
  • Dolor de cabeza.

El tratamiento se basa en colirios y geles cicatrizantes prescritos por un oftalmólogo.

Conjuntivitis

La exposición excesiva y prolongada a la radiación ultravioleta además de causar un deterioro de la córnea también puede provocar conjuntivitis.

En términos generales, la conjuntivitis suele evolucionar de manera favorable, sin dejar secuelas.

Pterigión

El pterigión un crecimiento anómalo de tejido de la conjuntiva hasta la córnea.

Este problema repercute en una pérdida de agudeza visual, además de picor, sensación de quemazón y dolor en los ojos.

Su tratamiento es quirúrgico para extirpar el tejido sobrante.

Consejos para proteger tus ojos del sol

Es importante que protejas tus ojos de manera adecuada. Toma nota de estos consejos para cuidar tu salud ocular:

Usa gafas de sol

Las lentes de las gafas de sol tienen filtros, que además de proteger de la radiación ultravioleta A (UVA) también lo hacen de la ultravioleta B (UVB).

Para asegurarse de que cumplen con esta protección básica, es conveniente comprarlas en establecimientos autorizados y comprobar que tengan la marca de la Unión Europea (marcado CE), es decir, que estén homologadas.

También debes tener en cuenta la forma de la montura, los materiales y la categoría de los cristales. Opta por modelos envolventes porque cuanto mayor sean las lentes, más superficie del ojo protegerás.

Sombreros y viseras

Los sombreros de ala ancha crean una sombra sobre los ojos que protege los párpados y reduce el daño ultravioleta, por lo que los sombreros y viseras son complementarios a las gafas de sol, no independientes, ya que por si solos no ofrecen protección contra los rayos ultravioleta reflejados en el pavimento, arena, agua, etc.

Evita la exposición solar prolongada

Extrema las medidas de protección para cuidar tu salud ocular y la de tu piel durante todo el día y evita la exposición al sol durante mucho tiempo.

Para proteger la piel hay que tener cuidado con las horas centrales del día. En cambio, cuando se trata de los ojos, hay que tener cuidado al amanecer y al atardecer porque cuando el sol está más bajo, sus rayos inciden directamente sobre los ojos.

Por otra parte, como la radiación solar incide sobre nuestros ojos todos los días, incluso aunque esté nublado, la protección visual diaria y las precauciones para proteger los ojos del sol deberán extremarse en caso de practicar deportes de nieve o alta montaña, incluso en los días menos soleados.

Acude a una revisión oftalmológica anual

Revisa tu vista periódicamente para evitar pérdidas visuales causadas por trastornos que, si se detectan a tiempo, pueden tratarse de forma eficaz.

Si tienes cualquier pregunta sobre los peligros del sol para los ojos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO