Lentes de contacto progresivas

Las lentes de contacto progresivas, también conocidas como multifocales, corrigen los problemas de visión tanto de cerca como de lejos. Por este motivo, son una muy buena opción para combatir los problemas visuales derivados del envejecimiento ocular.

Si estás pensando en corregir tu visión con este tipo de lentillas, a continuación, te ofrecemos un análisis sobre las lentes de contacto progresivas, cuándo es conveniente utilizarlas, sus ventajas y desventajas y qué alternativas tienes para corregir tu vista si las lentes multifocales no son tu opción preferida.

¿Qué son las lentes de contacto progresivas?

Las lentes de contacto progresivas, o multifocales, son dispositivos ópticos diseñados para corregir la visión de cerca y de lejos en un solo lente. A diferencia de las lentes de contacto tradicionales, que suelen tener un solo nivel de corrección, las progresivas incorporan múltiples niveles de aumento en una misma lente. Esto permite una transición suave entre las diferentes zonas visuales, brindando nitidez en la visión cercana, intermedia y lejana.

Estas lentes cuentan con tres zonas distintas: la parte superior para la visión lejana, la parte intermedia para actividades a distancias intermedias, como la lectura de una pantalla de computadora, y la parte inferior para la visión de cerca, como la lectura de un libro. La transición entre estas zonas es gradual, eliminando la necesidad de cambiar de gafas o lentes de contacto según la actividad.

Cuándo es conveniente utilizar este tipo de lentes

En situaciones donde las actividades cotidianas requieren cambios frecuentes entre la visión de cerca y de lejos, las lentes multifocales ofrecen una solución integral y cómoda.

Las lentes de contacto multifocales son particularmente convenientes cuando una persona experimenta presbicia, un fenómeno natural asociado al envejecimiento del ojo que dificulta la capacidad de enfocar objetos cercanos de manera nítida.

La presbicia afecta a personas miopes, hipermétropes o con astigmatismo, y las lentes multifocales son beneficiosas para aquellos que desean corregir estos errores refractivos mientras abordan la pérdida de la capacidad de enfoque cercano asociada con la presbicia.

Estas lentes son especialmente útiles en entornos laborales como oficinas o para profesionales que realizan tareas que implican cambios frecuentes de visión, ya que permiten una transición suave entre la visión de cerca y de lejos sin la necesidad de cambiar constantemente entre diferentes pares de gafas o lentes de contacto.

Ventajas y desventajas de las lentes de contacto progresivas

Ventajas Desventajas
Eliminan la necesidad de cambiar gafas. Implica aprender a usarla al tener partes distintas con graduaciones diferentes.
Ofrecen una visión clara a distintas distancias. En principio, el paciente no tiene que hacer nada especial, ya que es el cerebro el que debe adaptarse.
Adaptabilidad a un estilo de vida activo y variado. Puede producir sequedad ocular.
Son económicas y asequibles para la mayoría de los pacientes. Requiere los cuidados propios de las lentillas (quitarlas antes de dormir, usar el líquido correspondiente).
Permiten no tener que usar dos gafas distintas para las distintas graduaciones.
Se pueden adaptar a la mayoría de las graduaciones, tanto de cerca como de lejos.

 

¿Cómo adaptarse a este tipo de lentes?

Adaptarse a las lentes de contacto progresivas puede requerir un período de ajuste, ya que implican aprender a enfocar a diferentes distancias con una única lente. Aquí tienes algunos consejos para facilitar la adaptación:

  • Dale tiempo: La adaptación a las lentes progresivas puede llevar tiempo. Es normal experimentar cierta incomodidad o desafíos iniciales, pero la mayoría de las personas se acostumbran con el tiempo.
  • Sigue las indicaciones del profesional: Asegúrate de seguir las indicaciones de tu profesional de la salud visual. Es probable que te proporcionen pautas específicas sobre cómo usar y cuidar las lentes progresivas.
  • Practica movimientos de cabeza y ojos: Para mejorar la transición entre las zonas de visión, practica movimientos de cabeza y ojos. Aprende a utilizar la parte superior para ver de lejos, la parte intermedia para tareas a distancia intermedia y la parte inferior para objetos cercanos.
  • Experimenta con diferentes posturas: Al realizar actividades cotidianas, experimenta con diferentes posturas para encontrar la inclinación de cabeza más cómoda para cada tarea. Esto puede facilitar la adaptación a las diferentes zonas de las lentes.
  • Utiliza iluminación adecuada: Una buena iluminación puede marcar la diferencia. Asegúrate de tener una iluminación adecuada para las actividades que realizas, especialmente para tareas detalladas de cerca.
  • Consulta regularmente a tu oftalmólogo: Si experimentas problemas persistentes, como visión borrosa o molestias, comunica estos problemas a tu optometrista. Pueden ser necesarios ajustes en la graduación o en el diseño de las lentes.
  • Usa lentes de contacto diariamente: Utilizar las lentes de contacto progresivas de manera regular contribuirá a una adaptación más rápida. Cuanto más las uses, más se acostumbrará tu cerebro a las diferentes zonas de visión.
  • Sé paciente y persistente: La paciencia y la persistencia son clave. No te desanimes si no te adaptas de inmediato. La adaptación puede variar entre personas, pero con el tiempo, la mayoría encuentra que las lentes progresivas se vuelven cómodas y efectivas.

Alternativas a las lentes de contacto progresivas

Además de las lentillas progresivas, una alternativa viable son las gafas progresivas. Estas funcionan de manera similar a las lentes de contacto progresivas, ofreciendo corrección visual para distintas distancias en un solo par de gafas. Son una opción conveniente para aquellos que prefieren la comodidad de llevar gafas.

Otra alternativa a considerar es la cirugía para tratar la presbicia o vista cansada. Este procedimiento implica la eliminación del cristalino natural del ojo, responsable de la falta de acomodación asociada a la presbicia. En su lugar, se coloca una lente intraocular progresiva. La cirugía ofrece una corrección duradera y puede eliminar la necesidad de depender de lentes de contacto o gafas para la presbicia.

Cada opción tiene sus propias consideraciones y beneficios, y la elección entre ellas dependerá de las preferencias personales, la salud ocular y la recomendación de un profesional de la oftalmología.

Si tienes alguna duda sobre las lentes de contacto progresivas o sus alternativas, ponte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.