Pupilas puntiformes: causas, síntomas y tratamientos

Las pupilas tienen como función contraerse y dilatarse para controlar la luz que accede a la retina del ojo y protegiéndolo ante luces o reflejos excesivos o muy brillantes. Cuando las pupilas no son capaces de dilatarse y permanecen contraídas independientemente de la luz del ambiente, estamos ante un caso de pupilas puntiformes.

Esta semana desde Centro Oftalmológico Perera te explicamos qué son las pupilas puntiformes, sus causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué son las pupilas puntiformes?

Las pupilas o miosis puntiforme se producen como resultado de la contracción del músculo ciliar, disminuyendo el tamaño de la pupila. Las pupilas puntiformes se caracterizan por permanecer contraídas con independencia de la cantidad de luz que haya en el ambiente.

Se trata de un problema que debe ser atendido de inmediato por un profesional, pues puede indicar una intoxicación o un problema grave de salud.

¿Qué causa las pupilas puntiformes?

La imposibilidad de regular la cantidad de luz que recibe el ojo que produce la miosis tiene varias causas, las más frecuentes son las siguientes.

Síndrome de Horner

Se trata de una afección cerebral que afecta a un lateral del rostro. Además de la pupila puntiforme, también puede causar la caída del párpado del lado de la cara afectado (ptosis palpebral).

Está causado por la interrupción nerviosa de una vía que conecta el cerebro, la cabeza y el cuello. Esta interrupción nerviosa causa daños en el sistema nervioso simpático, encargado de regular el tamaño de las pupilas.

Hemorragia

Otra de las posibles causas de las pupilas puntiformes es la hemorragia interna. En este caso concreto la contracción persistida de la pupila se debería a una pérdida de sangre constante y abundante en el puente troncoencefálico del cerebro.

Lesiones de integración del reflejo motor

La luz del ambiente es captada por la retina y convertida en señales eléctricas que viajan desde el nervio óptico hasta el cerebro. Este envía una respuesta que modifique la dilatación de las pupilas. Si alguno de los elementos que interviene en este proceso no funciona correctamente, puede deberse a una lesión de integración de los reflejos pupilares.

Contacto con sustancias químicas

El contacto habitual y/o prolongado con sustancias químicas organofosforadas, como por ejemplo los herbicidas, pesticidas o los fertilizantes, pueden provocar pupilas puntiformes. Es común en las personas que tienen una alta exposición a este tipo de sustancias, sobre todo en trabajos relacionados con la agricultura.

Intoxicación por drogas

El consumo excesivo de algunas drogas, como la heroína, la cocaína o la metadona pueden causar pupilas puntiformes por afectar su consumo al sistema nervioso central. En el caso de la heroína, su consumo produce una miosis extrema, llamándose comúnmente como pupilas de alfiler.

Síntomas de las pupilas puntiformes

Los síntomas de las pupilas puntiformes podrán variar según la enfermedad que lo haya provocado. Sin embargo, en cuanto al ojo, se presentarán los siguientes síntomas:

Síntomas comunes de la pupila puntiforme

Diágnostico

Las pupilas puntiformes deben tratarse de inmediato por un oftalmólogo especialista, pues sus causas suponen un grave peligro para la salud. Un profesional debe hacer un examen para diagnosticar cualquier patología subyacente.

Si el paciente está consciente, el diagnóstico se llevará a cabo en la consulta de oftalmología en un ambiente oscuro para comprobar la reacción de las pupilas. Si las pupilas no se dilatan tras abrir y cerrar los ojos durante unos segundos, el diagnostico será sencillo.

Si el paciente no se encuentra consciente o no puede abrir los ojos, el especialista cubrirá los ojos con las manos y las retirará para comprobar la dilatación de las pupilas.

Tratamientos

Los tratamientos de la miosis dependerán del problema que las haya desencadenado. En cualquier caso, es importante hacer un diagnóstico rápidamente y hospitalizar al paciente.

Los tratamientos puramente oftalmológicos para dilatar la pupila se llevan a cabo mediante una intervención con láser térmico o una cirugía ocular conocida como pupiloplastia, que tiene como objetivo aumentar el diámetro de la pupila. Esta intervención se lleva a cabo con anestesia local en la consulta del oftalmólogo y tiene una duración de aproximadamente treinta minutos. Se trata de una intervención compleja que exige un alto nivel de destreza quirúrgico (se lleva a cabo en un espacio de 3 milímetros). Es la principal razón de que sea una opción solamente en los casos más graves.

Si las pupilas puntiformes las ha causado una intoxicación por drogas, será imprescindible la hospitalización y un lavado de estómago junto a cualquier otra medida que impida una parada respiratoria o un fallo cardiaco.

En el caso de la hemorragia cerebral, los profesionales sanitarios deberán, en primer lugar, aliviar la presión sanguínea.

En cualquier caso, las pupilas puntiformes son un indicador de que la salud del paciente está gravemente en riesgo.

Si tienes cualquier pregunta sobre las pupilas puntiformes, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO