¿Qué pueden indicar las secreciones oculares?

Las secreciones oculares, más conocidas como legañas, no deben preocuparte porque es algo natural.  Sin embargo, vigilar su color y cantidad te pueden ayudar a detectar a tiempo algunos problemas visuales.

Te contamos más sobre este tema en el post de esta semana.

¿Cuál es la función de las legañas?

Las legañas son acumulaciones en el ángulo interno del ojo de lágrima seca, células epiteliales muertas, mucosidad, aceite y otros desechos producidos por la conjuntiva cuando dormimos.  Estas secreciones oculares pueden ser húmedas o secas, dependiendo del nivel de líquido contenido.

Su función principal es la de proteger los ojos, extrayendo los desechos y sedimentos potencialmente dañinos de la película lagrimal.

Por otro lado, al parpadear, una delgada capa de lágrimas lava continuamente los ojos, gracias a las glándulas de Meibomio, para evitar que se endurezcan y mantenerlos bien lubricados.

Síntomas de una secreción ocular excesiva

Como hemos comentado, la presencia de legañas en los ojos al despertarse es normal. No obstante, si la secreción es excesiva y va acompañada de otros síntomas, como los que detallamos a continuación, podría indicar la presencia de una patología o una infección en los ojos:

  • Secreción amarillenta o verdosa de en uno o ambos ojos, pudiendo volver después de haberlo limpiado.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Dolor ocular.

Causas de secreción en el ojo

Los trastornos más comunes que pueden provocar esta mucosidad excesiva en los ojos son los siguientes:

  • Conjuntivitis: se caracteriza por la inflamación de una membrana denominada conjuntiva, que cubre la superficie exterior del globo ocular y la parte interior del párpado. La conjuntivitis puede ser vírica, bacteriana, alérgica o irritativa.
  • Obstrucción del conducto lagrimal: se manifiesta en una dificultad para eliminar lágrimas, lo cual provoca un lagrimeo constante y molesto. El lagrimal obstruido suele producirse en personas mayores y en bebés.
  • Orzuelo: consiste en una hinchazón de las glándulas sebáceas del párpado debido a una infección de origen bacteriana. Suele contener pus y formarse en el lado externo del párpado.
  • Uso indebido de las lentillas: llevarlas puestas muchas horas seguidas sin descanso, falta de higiene, entre otros, pueden provocar una secreción excesiva en el ojo.
  • Ojo seco: el síndrome del ojo seco es originado por una mala lubricación del ojo, y puede afectar a los párpados, a la película lagrimal, a la conjuntiva y a la córnea, es decir, toda la superficie ocular puede llegar a verse afectada. Sus consecuencias comprenden desde una irritación ocular leve a una inflamación importante. El ojo seco se irrita y se enrojece, causando una sensación de rasguño.
  • Una queratitis o una úlcera corneal es una erosión o lesión que habitualmente se produce en la capa externa de la córnea, el tejido transparente que recubre la parte frontal del ojo.
  • Cuerpo extraño en el ojo: ocurre cuando ciertas partículas pequeñas como arena, polvo o aserrín entran en el ojo con el viento. La arenilla suele alojarse bajo el párpado superior y si no se retira a tiempo, el ojo puede reaccionar produciendo pus.
  • Blefaritis: consiste en la inflamación de los párpados. Suele aparecer cuando se obstruyen las pequeñas glándulas sebáceas cerca de la base de las pestañas, lo cual causa irritación y enrojecimiento.
  • Perforación ocular: es aquella lesión que comunica el exterior del ojo con su interior. Puede provocar secreción ocular y si no es tratada de forma inmediata, puede dar lugar a una La causa más frecuente de perforación son los traumatismos.

Tratamiento para las legañas

A veces las secreciones en los ojos desaparecen por sí solas al cabo de unos días, pero si persisten se debe acudir al oftalmólogo para ser examinado y que pueda prescribir el tratamiento más adecuado: colirios, dejar de usar temporalmente las lentes de contacto, etc.

Por tanto, es aconsejable prestar atención a cualquier cambio en el color, duración y cantidad de las legañas.

Asimismo, se recomienda usar lentillas desechables diarias para reducir la aparición de mucosidades en los ojos, no maquillarse cuando se tenga una infección ocular, lavarse las manos de forma constante y evitar frotarse los ojos para reducir el riesgo de la aparición de secreciones.

Si tienes cualquier pregunta sobre las secreciones oculares, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO