Queratitis ocular. Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la queratitis ocular?

La queratitis es una inflamación de la córnea que puede comprometer gravemente la visión.

En función de la zona del ojo afectada, podría afectar a su parte externa y tratarse de una queratitis superficial, que es la más frecuente y suele curarse sin secuelas, o afectar a las capas más profundas y provocar una queratitis ulcerativa, que aunque es menos habitual, podría ser más grave.

Síntomas de la queratitis ocular

Los síntomas más habituales que presentan las lesiones vinculadas a la queratitis ocular son las siguientes:

  • Visión borrosa o nublada
  • Enrojecimiento del ojo
  • Dolor e inflamación ocular
  • Sensación de presencia de objeto extraño en el ojo
  • Lagrimeo
  • Pus u otro tipo de secreción
  • Sensibilidad a la luz
  • Sequedad ocular
  • Hinchazón de los párpados
  • Pérdida de la agudeza visual
  • Dificultades para abrir el párpado

Causas de la queratitis ocular

Una queratitis ocular puede estar provocada por los siguientes factores:

  • Lentes de contacto. El uso prolongado de lentes de contacto aumenta el riesgo de padecer queratitis infecciosa. También desinfectarlas de modo inadecuado o utilizarlas en el agua o para dormir.
  • Lesiones. Si un objeto lesiona la superficie de la córnea, puede producirse una queratitis sin infección. Por otra parte, una lesión podría permitir que los microorganismos accedan a la córnea dañada, causando así una queratitis infecciosa. Asimismo, si una de tus córneas ha sufrido una lesión en el pasado, puedes ser más vulnerable a tener queratitis.
  • Virus. El virus del herpes puede provocar ataques recurrentes a consecuencia del estrés, trastornos del sistema inmunológico o la exposición solar. También pueden causar úlceras corneales otros virus, como el virus de la varicela zóster o el virus del herpes zóster.
  • Bacterias. La bacteria que produce la gonorrea puede provocar queratitis. También es común esta infección entre las personas que usan lentes de contacto.
  • Agua contaminada. Las bacterias, los hongos y los parásitos presentes en el agua, en especial, en océanos, ríos, lagos y jacuzzis, pueden meterse a los ojos cuando estás nadando y ocasionar queratitis.

Tratamiento de la queratitis ocular

El tratamiento y el pronóstico de la queratitis dependerá de la causa haya provocado la inflamación de la córnea y del momento en el que se haya diagnosticado. No obstante, debe iniciarse cuanto antes para prevenir cicatrizaciones de la córnea que pueden llevar a un empeoramiento de la visión.

Las posibles complicaciones de la queratitis son:

  • Hinchazón y cicatrización de la córnea.
  • Úlceras corneales.
  • Infecciones virales crónicas o recurrentes de la córnea.
  • Reducción temporal o permanente de la visión
  • Ceguera
  • Inflamación crónica de la córnea.

Cómo prevenir una queratitis

Sigue unas medidas preventivas para evitar en la medida de lo posible una queratitis viral:

  • Lávate las manos con frecuencia.
  • Si tienes herpes labial o una ampolla herpética, evita tocarte los ojos, los párpados y la piel alrededor de los ojos.
  • Aplícate colirios recetados por un oftalmólogo.

Por otra parte, si utilizas lentes de contacto, puedes prevenir la queratitis siguiendo los siguientes consejos:

  • Lávate las manos, enjuágalas y sécalas minuciosamente antes de tocar las lentillas.
  • Opta por lentes de contacto de uso diario y quítatelas antes de irte a dormir. En caso de que las lentillas sean mensuales, evitar ponértelas cuando hayan caducado. El fabricante calcula la duración de cada modelo de lentilla para evitar riesgos oculares y garantizar una buena visión.
  • Utiliza solo soluciones limpiadoras específicas para tu tipo de lentillas. Si estás fuera de casa y te surge algún con problema con las lentillas, pero no dispones de tu estuche con líquido, nunca les eches agua del grifo ni saliva, ya que contiene cientos de bacterias y te puede provocar una queratitis infecciosa.
  • Frota suavemente las lentes durante la limpieza para mejorar la efectividad de la solución.
  • Reemplaza el estuche de las lentillas cada dos o tres meses.
  • En la medida de lo posible, evita usar lentes de contacto cuando te metas en la piscina o en el mar, ya que los ojos se vuelven más vulnerables a la contaminación de las bacterias dañinas presentes en el agua.
  • No utilices las lentillas de forma abusiva.

Si tienes cualquier pregunta sobre la queratitis ocular, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO