¿Debo preocuparme si mi hijo tiene los ojos hinchados?

Son muchas las causas que pueden llevar a tu hijo a sufrir una inflamación en el ojo, lo más importante es saber diferenciar las causas para poder actuar. Por ese motivo, desde el Centro Oftalmológico Daniel Perera, explicaremos las causas y los tratamientos disponibles para cuando tu hijo tenga los ojos hinchados.

Causas de la hinchazón de ojos en bebés

La hinchazón de ojos y/o párpados en neonatos son más frecuentes de lo que podrías pensar. Esta clase de problemas no deberían suponer riesgo alguno. Sin embargo, es recomendable la visita a un oftalmólogo para evitar posibles complicaciones, ya que los niños tan pequeños aún no tienen totalmente desarrollado el sistema inmunológico.

Las causas principales por las que un bebé puede presentar hinchazón en los ojos son las siguientes:

  • Problemas durante el parto: si tu bebé ha nacido por parto natural es común que el conducto vaginal ejerza una presión sobre la cabeza y la cara del niño. Esto generalmente tiene como consecuencia un derrame en la esclerótica (la parte blanca de ojo). No debes preocuparte, tu bebé no corre ningún riesgo y el derrame desaparecerá en un periodo de tres a cuatro días.
  • Conjuntivitis neonatal: se trata de una hinchazón o infección de la membrana que recubre la esclerótica y los párpados. Este tipo de conjuntivitis está causado generalmente por un conducto lagrimal obstruido y, en ocasiones, por bacterias o virus que viven en la vagina de la madre, aunque esta no presente síntomas durante el parto.

Aunque de manera menos frecuente, tu bebé también puede presentar hinchazón en los ojos debido a traumatismos, alergias y enfermedades como la blefaritis.

Causas de la hinchazón de ojos en niños

Los ojos hinchados generalmente se presentan de manera bilateral, es decir, la inflamación solo se presenta en uno de los ojos. Se trata de órganos con estructuras oculares diferentes, por lo que pueden reaccionar de forma distinta ante un mismo estímulo.

Si tu hijo presenta síntomas inflamatorios tanto en los párpados como en el ojo, no te alarmes, resulta lo más común. Esto quiere decir que las dos afecciones han sido causadas por el mismo motivo.

Como hemos mencionado, las causas que provocan los ojos hinchados son varias, aunque se pueden diferenciar en tres grandes grupos:

Enfermedades oculares infantiles

Los niños deben jugar con otros niños, ensuciarse y pasárselo bien, aunque esto conlleve algunos riesgos. Están expuestos a diferentes virus y bacterias que podrían causar enfermedades oculares, en su mayoría no graves y sin riesgo. Las más comunes son las siguientes.

Conjuntivitis en niños

La conjuntivitis es la infección más común de la conjuntiva en niños. Generalmente provoca la aparición de ojos y párpados inflamados. Resulta una de las enfermedades oculares más comunes debido a su fácil contagio y puede ser de origen tanto bacteriano como vírico.

Este tipo de enfermedad ocular puede desaparecer por sí sola en unos días, aunque siempre es recomendable llevar a tu hijo a un especialista, pues en ocasiones es preciso administrar un tratamiento antibiótico, en caso de que la causa de la conjuntivitis sea de origen bacteriano.

Orzuelos en niños

Los orzuelos son pequeños bultos de grasa acumulados en los párpados de los niños, provocados por una infección en las glándulas sebáceas del párpado. De manera general, los orzuelos son benignos e indoloros y no ponen en riesgo la salud del pequeño.

Lo más común es que desaparezcan por sí solos llevando una correcta higiene, tanto del ojo como de las manos del niño (recordemos que suelen llevarse mucho las manos al rostro de manera inconsciente).

Si el niño presenta otros síntomas como dolor, puedes aplicar compresas humedecidas en agua caliente para aliviar las molestias y, siempre que sea bajo prescripción médica, puedes aplicar pomadas o colirio antibiótico.

Blefaritis en niños

La blefaritis es una inflamación producida en el borde de los párpados que causa enrojecimiento y descamación. Está provocada por una excesiva producción de grasa de las glándulas sebáceas de los párpados y favorece la aparición de bacterias y parásitos.

Esta enfermedad ocular se caracteriza por presentar el párpado una apariencia enrojecida, inflamada y escamosa. También puede provocar un lagrimeo excesivo y constante y que el niño presente molestias como picazón debido a la sequedad ocular. Es importante acudir con tu hijo a un profesional si detectas estos síntomas, pues si no se trata a tiempo y debidamente puede derivar en dermatitis seborreica.

Dacrioestenosis en niños

La dacrioestenosis es un problema muy común tanto en niños como en bebés. Está causada por una obstrucción en el conducto lagrimal. Tiene diversas causas, aunque la más común es la estenosis del conducto nasolagrimal.

El bloqueo puede presentarse en uno o en los dos ojos y puede ser persistente o aparecer y desaparecer. Los síntomas más comunes de la obstrucción del conjunto lagrimal son:

  • Agrupación de lágrimas en el lateral del ojo del niño.
  • Lagrimeo constante que recorre las mejillas.
  • Secreción de moco o amarillenta del ojo.
  • Enrojecimiento e hinchazón del ojo.

El profesional oftalmológico te dará las pautas de actuación en caso de tu hijo presente dacrioestenosis. Sin embargo, el tratamiento más común es el masaje Crigler. Se trata de un masaje en el área del saco lagrimal para romper la obstrucción membranosa y debe realizarse de dos a tres veces al día.

Alergias infantiles

Los ojos hinchados en niños también pueden ser causados cuando agentes alérgenos entran en contacto con la membrana ocular y desencadenan una reacción alérgica. Al irritarse esta membrana, llamada conjuntiva, se libera histamina, provocando molestos síntomas como hinchazón, irritación y picor.

Las alergias oculares son comúnmente llamadas conjuntivitis alérgica. A diferencia de las conjuntivitis bacteriana y vírica, esta no es contagiosa.

Para el especialista oftalmológico resulta fácil diferenciar una conjuntivitis alérgica, ya que con el microscopio se verán otros síntomas relacionados con la alergia, como vasos sanguíneos inflamados sobre la superficie del ojo.

Traumatismos y cuerpos extraños en el ojo de un niño

Es común preguntarse qué hacer cuando a tu hijo se le mete algo en el ojo. En estos casos, lo más importante es identificar el agente extraño. Este puede ser arenilla, polvo, una pestaña o algún objeto más peligroso como agentes puntiagudos o sustancias químicas. Esto puede causar hinchazón, enrojecimiento, lagrimeo y molestias o dolor.

En el caso de que el agente externo sea puntiagudo es primordial que no se intente mover ni sacar y acudir a un oftalmólogo para evitar lesiones.

Si el ojo de tu hijo ha entrado en contacto con alguna sustancia química deber acudir a tu centro de urgencias más cercano y no intentar lavarlo con agua, ya que ciertas sustancias químicas reaccionan negativamente a ella.

Si el agente externo se trata de arenilla o polvo lo más importante es no hacer presión sobre el ojo e intentar expulsarlo con agua o suero fisiológico.

Los traumatismos incluyen golpes, cortes y quemaduras. Si se producen cerca de los globos oculares pueden causar hinchazón y enrojecimiento.

Debes evaluar la gravedad de la lesión y acudir de urgencia a un centro de salud o al oftalmólogo, sobre todo si se trata de cortes o quemaduras, ya que la zona ocular resulta especialmente sensible.

Si tienes cualquier pregunta sobre ojos hinchados en niños, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO