¿A qué edad deben acudir los niños a su primera revisión de la vista?

Una detección precoz de los problemas de visión de los niños es fundamental para prevenir futuras enfermedades oftalmológicas y reducir problemas de aprendizaje. Por tanto, es recomendable llevar a los pequeños a las revisiones del oculista con periodicidad. Pero, ¿sabes a qué edad debe pasar tu hijo la primera revisión? En este post te lo contamos.

Primera revisión oftalmológica de los niños

Los oftalmólogos aconsejan que cuando el niño cumpla los 3 años acuda a su primera revisión completa de la vista. A partir de esta primera consulta, el especialista recomendará a los padres realizar una revisión periódica anual de prevención, si no ha detectado ninguna anomalía en el ojo del pequeño.

Sin embargo, si antes de los 3 años los progenitores notan que el niño tiene síntomas de problemas visuales deben acudir lo antes posible al oftalmólogo. Algunos de los síntomas que el niño puede presentar son mareos, desviación de alguno de los ojos, lagrimeo o enrojecimiento o aparición de manchas blancas en la pupila, entre otros.

Revisión de los tres años

Aunque nada más nacer el pediatra le realiza al niño exploraciones en la visión para determinar si padece algún tipo de malformación ocular, es en la revisión de los 3 años cuando el oftalmólogo le efectúa su primera revisión completa, en los que tendrá en cuenta el historial médico de la familia y el desarrollo del niño desde su nacimiento, con el objetivo de determinar su agudeza visual, visión binocular, percepción del color, sensibilidad al contraste o la acomodación del cristalino. Para ello, el doctor le realizará al niño una serie de exámenes de refracción y tests de estereopsis (para comprobar si tiene una buena visión en relieve).

La importancia de la primera revisión infantil

A pesar de que el sistema visual de los niños no está desarrollado completamente hasta los 6 ó 7 años, es fundamental acudir a esta primera revisión de los 3 años para prevenir anomalías visuales en la infancia. Si las patologías no se detectan a tiempo, el cerebro de los pequeños se puede acostumbrar a ella y la alteración, por tanto, será más difícil de corregir. Muchas de las alteraciones visuales de los niños pasan desapercibidas hasta la edad escolar, cuando comienzan a afectar a su rendimiento académico. Se estima que un tercio de los casos de fracaso escolar son causados por problemas visuales sin corregir.

De ahí la importancia de las revisiones rutinarias porque cuanto antes se detecte el problema más fácil será de tratarlo.

Si tienes cualquier pregunta relacionada con la primera revisión de tu hijo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO