El astigmatismo infantil

Un niño con astigmatismo tiene una percepción distorsionada de las imágenes y debe realizar un gran esfuerzo para intentar compensar el defecto visual, lo que le provoca dolor de cabeza y molestias oculares. Te contamos todo lo que debes saber sobre el astigmatismo infantil en este post.

¿Qué es el astigmatismo infantil?

El astigmatismo infantil es un trastorno ocular común en el cual la córnea o el cristalino tienen una forma irregular, en lugar de esférico. Esta irregularidad en la forma de la córnea provoca que la luz entrante no se enfoque en un punto único en la retina, sino en varios puntos.

Esto puede causar visión borrosa o distorsionada, especialmente a la hora de ver objetos cercanos, y podría presentarse junto a otros problemas de refracción como miopía o hipermetropía.

Suele ser detectado durante la infancia, y puede ser tratado con gafas, lentes de contacto o cirugía. Sin tratamiento, el astigmatismo puede afectar el rendimiento académico y las actividades diarias del niño, y causar problemas de autoestima y aprendizaje.

En la mayoría de los casos, el astigmatismo es congénito, es decir, el niño ya nace con este problema visual. La principal causa de aparición del astigmatismo infantiles, por tanto, es genética, por lo que es muchas veces hereditario. De ahí que haya que poner mayor atención cuando uno o los dos padres lo sufren, puesto que sus hijos tienen más posibilidades de padecer también este defecto visual. Sin embargo, no se considera una condición exclusiva hereditaria, ya que también puede ser causado por factores ambientales, como lesiones oculares, enfermedades oculares, o incluso el uso excesivo de pantallas.

Síntomas del astigmatismo en niños

Los síntomas del astigmatismo infantil pueden incluir:

  • Visión borrosa o distorsionada, especialmente a la hora de ver objetos cercanos.
  • Fatiga ocular.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas para leer o escribir.
  • Dificultad para enfocar o para percibir la profundidad.
  • Problemas para ver objetos con claridad, tanto de lejos como cerca.
  • Tendencia a parpadear o frotarse los ojos con frecuencia.
  • Mala postura de la cabeza o cerrar un ojo para ver mejor.

Es importante recordar que los niños pueden tener dificultad para expresar sus problemas de visión, por lo que es importante llevar a los niños al oftalmólogo para un examen visual periódico.

¿Cómo se diagnóstica el astigmatismo infantil?

El astigmatismo en niños se puede diagnosticar mediante un examen ocular completo realizado por un oftalmólogo. El examen suele incluir:

  • Examen de agudeza visual: Para medir la capacidad de la visión de lejos y cerca.
  • Refracción: Para medir el grado de miopía, hipermetropía, y astigmatismo.
  • Examen del fondo de ojo: Para detectar cualquier problema ocular subyacente.
  • Medida de la curvatura corneal: Para determinar la forma de la córnea.

Tratamiento del astigmatismo en niños

El tratamiento puede incluir gafas, lentes de contacto o cirugía. Es importante detectar y tratar el astigmatismo infantil temprano para evitar problemas de aprendizaje o de desarrollo visual a medida que el niño crece.

En los niños hasta los dos años no se corrigen los astigmatismos menores a 1 dioptría, pero sí se corregirá el astigmatismo superior a media dioptría cuando se asocia a miopía o hipermetropía. Asimismo, se corrigen aquellos valores superiores a 0,75 dioptrías, si alteran la agudeza visual.

Se les suele prescribir la corrección total, aunque sea alta, ya que la toleran bien y de esta forma se previene el desarrollo de ambliopía u ojo vago.

El tratamiento del astigmatismo en niños puede incluir:

  • Gafas: Las gafas con lentes esféricas o tóricas ayudan a corregir la irregularidad en la forma de la córnea y mejoran la visión.
  • Lentes de contacto: Las lentes de contacto blandas o rígidas pueden ser una alternativa a las gafas para algunos niños.
  • Cirugía refractiva: En algunos casos, la cirugía refractiva, como la cirugía de láser o la cirugía de implante de lente, puede ser una opción para corregir el astigmatismo. Estas cirugías son seguras para niños, pero están reservadas para casos severos de astigmatismo y normalmente solo se realizan después de que el niño haya alcanzado la madurez visual.

El oftalmólogo realizará la valoración y seguimiento para determinar el mejor tratamiento en cada caso infantil.

¿Cómo prevenir el astigmatismo infantil?

Aunque se tomen medidas preventivas, el astigmatismo no siempre se puede prevenir, si es causado por factores genéticos, pero hay algunos consejos que se pueden seguir para proteger la salud ocular de los niños:

  • Llevar a los niños a un examen ocular regularmente: Es especialmente importante si hay antecedentes familiares de problemas oculares o si se sospecha de un problema de visión.
  • Proporcionar un ambiente de iluminación adecuado: Para evitar la fatiga ocular y la lectura prolongada en condiciones de iluminación insuficiente.
  • Fomentar una dieta saludable: Para mantener una buena salud ocular.
  • Establecer un tiempo limitado para el uso de pantallas: Especialmente para niños pequeños, ya que el uso excesivo de pantallas puede aumentar el riesgo de problemas de visión.
  • Enseñar a los niños a cuidar de sus ojos: Como, por ejemplo, no frotarse los ojos con frecuencia, evitar colocar objetos en los ojos y usar protección ocular adecuada frente al sol y durante actividades deportivas.

Si tienes cualquier pregunta sobre el astigmatismo infantil, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

El Centro Oftalmológico Daniel Perera pone a tu disposición un excelente equipo médico que te garantiza una atención personalizada y de calidad.

Contacta con nosotros

¿DÓNDE ESTAMOS?

Centro Oftalmológico Perera
Av. Silverio Alonso nº3
San Cristobal de La Laguna

(+34) 687 198 772

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO